POLÉMICA POR LAS REFORMAS DE LA RMI 0

El pasado viernes 26 de agosto tuvo lugar en el Parlament de Catalunya la comparecencia ante la Diputació Permanent de los consellers de Benestar i Familia, Josep Lluis Clereies, y el conceller de Treball, Francesc Xavier Mena, a petición de los grupos PSC, ICV-EUIS referente a los cambios en el pago de la RMI (renda mínima de inserción) conocida popularmente como PIRMI.
El origen de este debate, y de la polémica generada entre los ciudadanos, arranca cuando sin motivo aparente, y sin aviso previo, la Conselleria de Benestar Social decidió cambiar el modo de pago de la prestación.
La prestación se ha cobrado desde sus inicios mediante transferencia bancaria, hasta que unilateralmente se optó por hacerlo a través de un cheque bancario nominativo. La medida ha generado un autentico caos entre los beneficiarios de la RMI y ha puesto en una delicada situación a los trabajadores del sector social que se han visto impotentes y desbordados ante el alud de protestas y la desinformación reinante.
La sesión del viernes se abrió con la intervención de la presidenta Nuria de Gispert que cedió el turno al conseller de Benestar Social, Josep Lluis Cleries. El responsable de la conselleria quiso dejar claro que “La RMI no es un subsidio, es un incentivo para la reinserción”, aludiendo tanto al carácter casi crónico del pago de la RMI como a los preocupantes índices de fraude que se han detectado entre los beneficiarios de la prestación.
Según datos difundidos desde la propia conselleria de Benestar i Familia, restan más de 6000 beneficiarios por cobrar el mes de julio, lo que representa cerca de un 20% del total de personas que perciben la RMI.
Por su parte el conceller de Treball, Francesc Xavier Mena reivindicó la necesidad de “Recuperar el espíritu original de la RMI”. Mena también hizo hincapié en que el aumento del paro y la inmigración han desvirtuado el carácter original de la RMI.
Ambos consellers garantizaron que a partir de septiembre se volvería a la modalidad de pago mediante transferencia bancaria, aunque dejaron abierta la puerta a una modificación más profunda de la prestación que recupere su valor original de ayuda para la reinserción social y que no derive en un subsidio para parados.